1. Birding
  2. Extremadura y las Aves
  3. Sierra de San Pedro

Sierra de San Pedro

Viajeros 

Sierra de San Pedro

Localización y accesos

La Ruta se encuentra en la comarca de Sierra de San Pedro, en la divisoria de las provincias de Cáceres y Badajoz aunque, el tramo que recorreremos se encuentra por completo en esta última. Partimos del pueblo de Alburquerque, hasta donde podemos acceder desde Badajoz por la carretera EX –110, desde Herreruela por la EX -324, desde Aliseda por la EX -303, o desde San Vicente de Alcántara por la EX -110.

 

Descripción de la ruta

La ruta tiene 27,4 Kms. Ida y vuelta, desde Alburquerque hasta el Castillo de Azagala. Conviene realizarla parte en coche y parte caminando, en una sola jornada. Lo destacable de esta ruta es encontrarse en un área poco habitada y poco transformada, no existen grandes infraestructuras (a excepción del embalse de Peña del Águila) que hayan alterado la zona. Desde lo alto de la Sierra de Santiago se observa una extensa dehesa bordeada por sierras inferiores a los 600 m.s.n.m.(sólo el Torrico lo supera con sus 703 m.s.n.m.), salpicada por unos pocos cortijos y apenas tendidos eléctricos, gracias a distintas actuaciones modificación de tendidos ejecutadas dentro proyectos LIFE por la Dirección General del Medio Natural, lo que nos permite observar muchas especies de aves en una densidad que resultaría impensable en otro territorio de la geografía europea.

Este interesante itinerario por la sierra de San Pedro recorre los hábitats más representativos de este espacio natural protegido y, con un poco de suerte, podremos observar las especies de aves más representativas, puesto que en el entorno de la ruta anidan varias parejas de Águila imperial, Buitre negro, Cigüeña negra, Águila real o Alimoche.

Partimos del pueblo de Alburquerque, en concreto de la calle San Antón junto a la plaza de toros (X:0673458, Y: 4343090), (este comienzo conviene hacerlo en coche, así adelantamos bastante y como el camino asfaltado no tiene arcén, evitamos situaciones peligrosas con los escasos vehículos que pudieran transitarlo). El comienzo discurre por un camino asfaltado entre tradicionales paredes de piedra y alguna alambrada, junto a pequeñas huertas y granjas familiares encajadas en una estupenda dehesa de encinas y alcornoques. A la derecha, muy cerca, tenemos la sierra del Puerto del Centinela, discurrimos por la falda de esta, y a la izquierda tenemos la dehesa y la llanura con el Torrico de San Pedro al fond.

(X: 0675300, Y: 4342685) Aquí encontramos a la derecha el desvío a la entrada del Convento de los Frailes Viejos, en lo alto de la sierra se divisa una gran oquedad conocida como “El Ojo del Diablo”. Seguimos adelante por el camino asfaltado y en el punto (X: 0676387, Y: 4342515) encontramos a la derecha, en el eucaliptal, el desvío para el alcornoque “El Abuelo”, que se encuentra a 600 m. de distancia en una bonita dehesa ganadera. Continuamos adelante por el camino asfaltado, a la derecha tenemos un eucaliptal, mientras que a la izquierda tenemos un huerto con naranjos, continuamos y al poco encontramos a la izquierda la fuente de “Elvira Vaca”, con una gran alberca donde poder refrescarse en días calurosos. Desde aquí tenemos al frente una buena panorámica de gran parte de la sierra de San Pedro y de un estupendo encinar. Continuamos por el camino asfaltado hasta el punto (X: 068547, Y: 4341837), donde tomamos un desvío a la izquierda. Aquí encontramos un cartel de pizarra indicando “al Castillo”, conviene dejar el vehículo aquí y continuar a pie, puesto que en determinados tramos el camino está en mal estado y no es apto para turismos, además así será posible divisar más especies de aves y podremos disfrutar con todos los sentidos de los valores naturales que nos rodean. Ya hemos recorrido casi 6 km. Ante lo que nos quedan 12 contando ida y vuelta, podemos hacerlo en pocas horas parando a comer algo a mitad de jornada. Continuamos recto por el camino, veremos varias granjas porcinas y numerosas ovejas en el camino, además existe algún cartel de pizarra que nos indica “Al Castillo” ante lo cual no tenemos pérdida. Llegamos al punto (X: 0678840, Y: 4343035), donde encontramos un cartel que indica al frente “Ermita de los Santiagos”, (que conviene visitar), y a la derecha “al Castillo”, continuamos por aquí, tras una larga caminata entre dehesas de distinta densidad de arbolado, con una importante cabaña de porcino ibérico, llegamos al punto (X: 0683882, Y: 4342860), donde volvemos a tener una bifurcación señalada con la indicación de a la derecha “el Pantano” y, a la izquierda “al Castillo”, ambas opciones se divisan bien desde aquí, el castillo está en lo alto de la no muy elevada sierra de Santiago y el pantano lo bordea y encaja en el barranco de la desembocadura del Albarragena. Seguimos hacia el castillo y llegamos a su base. Desde el inicio de la ruta en Alburquerque hasta aquí hay 13,7 km. y, el camino de ascenso al castillo es privado ante lo cual, aquí convendría detenerse a realizar el almuerzo, contemplar las vistas de la zona y descansar un poco antes de iniciar el camino de regreso. Desde lo alto del castillo de Azagala, puede contemplarse una panorámica extensa de la mayor parte de la sierra de San Pedro y sus estribaciones, se observa el Torrico, la sierra de Los Leones, la sierra del Puerto del Centinela, la sierra de La Caraba, Sierra Fría…

 

Valores ornitológicos

La joya de este recorrido sin duda es el águila imperial ibérica, de la que en un radio de 15 km a partir de la ruta encontramos 4 parejas reproductoras. Además es fácil contemplar el buitre negro, con abundante población reproductora en el entorno, la cigüeña negra, que además de reproducirse en la zona utiliza la cola del embalse como zona de concentración anterior a la migración, el águila perdicera, con varias parejas nidificando en cantiles y en árboles, el halcón peregrino, es muy escaso, algunos años anidó en el barranco del Albarragena, pero ahora sólo es posible contemplarlo durante el invierno, sin embargo el águila real, es frecuente divisarla en cualquier estación, como ocurre con el buitre leonado, que presenta una importante población reproductora ante lo cual, es fácil divisarlo desde el comienzo del recorrido. Otras aves rapaces frecuentes son el águila culebrera, el águila calzada, el alimoche, el gavilán, y en el entorno del casco histórico de Alburquerque existe una importante población reproductora de cernícalo primilla. Entre las rapaces nocturnas encontramos al búho real, especie rupícola abundante en los cantiles rocosos, incluso en las cercanías del pueblo, la rapaz nocturna más abundante en la zona es el mochuelo común, que encontramos a la caída de la tarde en los encinares más abiertos y en las zonas de berrocales graníticos, el cárabo común, en los encinares más densos, y la lechuza común en distintos cortijos de la zona y en algunos caserones antiguos y ruinas del pueblo.

Otras especies comunes en la zona son el trepador azul, muy ligado a los alcornocales maduros y muy frecuente en el entorno del alcornoque “el Abuelo”, el rabilargo, un córvido colonial muy bello ligado a las dehesas, la totovía, el más forestal de los aláudidos extremeños, muy detectable por su melódico canto, la abubilla, el cuco, el ruiseñor común, el carbonero común, el herrerillo común, el mito

 

Fenología de la ruta

Esta ruta puede realizarse en cualquier época del año y, en ninguna estación nos veremos defraudados, aún así conviene tener algunas consideraciones.

Durante la primavera y el verano existen más especies que observar puesto que contamos con distintas especies migradoras como la cigüeña negra, el alimoche, o las águilas calzada y culebrera, pero tenemos que tener en cuenta que la primavera es el periodo reproductor y no debemos salirnos de la ruta y evitar las molestias que pudieran afectar al éxito en la cría.

El verano es muy caluroso en la zona por lo cual debemos evitar las horas centrales del día (que por otro lado son las horas en que las aves están menos activas y será difícil observarlas). El otoño coincide con la “Berrea” del ciervo, a la orilla del embalse es fácil escuchar los bramidos y el chocar de cornamentas, desde algún oteadero es fácil la observación si se dispone de buena óptica (telescopios terrestres o prismáticos). El invierno coincide con la temporada de caza, tenemos que pensar que las fincas que circundan la ruta en el entorno del castillo y el embalse, son fincas privadas dedicadas a la caza mayor y que las monterías suelen darse de noviembre a febrero, por lo que en estos meses conviene consultar en el pueblo si hay montería y evitar salir del camino.

 

Otros valores ambientales y culturales

La Berrea a finales de agosto y durante el mes de septiembre (dependiendo de la climatología puede variar la fecha), se produce el celo del ciervo, comúnmente conocido en Extremadura como “berrea” y en otros sitios como “brama”, los machos pelean por mantener el harén de hembras con las que copular y en este momento se vuelven más confiados saliendo de la espesura del monte hasta los llanos y dehesas abiertas.

Alcornoque “El Abuelo” merece la pena desviarse 600 m de la ruta para contemplar este majestuoso alcornoque datado como “árbol notable” por el botánico Diosdado Simón Villares.

Valores etnográficos, en el entorno existen numerosas construcciones populares aprovechando los materiales de la zona en los que merece la pena detenerse como son paredes de piedra, chozos artesanos, hornos de piedra, zahúrdas…

Setas, durante el otoño pueden encontrarse numerosas especies de setas comestibles en la zona algunas de ellas son: Boletus aereus, Boletus edulis, Macrolepiota procera y más escasa la Amanita caesarea.

Arte Rupestre, en la zona existen numerosas expresiones de arte rupestre como son las pinturas de La Cruz de San Blas, o del barranco del castillo, además existen otras de más difícil acceso en distintas covachas de los riscos de la zona. En el entorno de San Vicente de Alcántara y Valencia de Alcántara existen numerosos monumentos megalíticos con casi un centenar de dólmenes y menhires.

Castillos, además del castillo de Azagala hasta donde vamos a llegar, podemos observar a poca distancia tres castillos más:

Castillo de Luna en Alburquerque, puede realizarse una visita guiada.

Castillo de Mayorga, situado en la finca Galana de Mayorga que encontramos en la carretera que une La Codosera con San Vicente de Alcántara. Está en una finca privada pero, a sus pies cruza un camino vecinal que lleva a Alcorneo que nos permite acercarnos hasta la misma base en un paisaje bien conservado.

Castillo de Piedrabuena, situado en la dehesa de Piedrabuena, se accede por un camino asfaltado que une la carretera de San Vicente de Alcántara a Alburquerque con la carretera que une a Alburquerque con Herreruela. El Castillo está muy bien conservado, está en manos privadas con lo cual no es posible visitar el interior.