1. Birding
  2. Extremadura y las Aves
  3. Sierras centrales de Badajoz

Sierras centrales de Badajoz

Viajeros 

Sierras Centrales de Badajoz

Localización y accesos

Se localiza esta ruta en el centro de la provincia de Badajoz, siendo localidades de referencia Almendralejo, Alange, Oliva de Mérida y Hornachos. Los accesos son múltiples y fáciles; tanto la Autovía A-5 Madrid-Badajoz (E-90) como la Autovía de la Plata (A-66) nos acercan fácilmente a la zona. Hojas 803, 804 y 830 del IGN.

 

Descripción de la ruta

La propuesta es una ruta larga, debido a la dispersión de lugares de interés ornitológico y los enlaces necesarios entre éstos; diseñada para realizarse en coche, con pequeños recorridos a pie, en dos jornadas completas. Pudiera comenzar ésta con una visita a la “Iglesia de la Purificación de Almendralejo”, edificio religioso declarado ZEPA por albergar una importante colonia de Cernícalo Primilla (+100 parejas). Tras ello continuaremos camino por la histórica Vía de la Plata dirección Mérida, atravesando entre viñas y olivares la fértil llanura de Tierra de Barros. Tras sobrepasar 2,5 km. la localidad de Torremejía y antes del Puerto de Sevilla que divide la sierra, nos desviaremos a la derecha (EX-105: Alange-Don Benito). Nos encontraremos ya en el pie de sierra de algunas de las serranías que conforman el Espacio Natural a visitar, la ZEPA del “Embalse de Alange y Sierras Centrales de Badajoz”. En particular, bordeamos la solana de Sierra Grajera (Grande y Chica), cubierta de espesos matorrales termófilos (lentiscos, acebuches, jaras, etc.), tras haber dejado atrás Sierra Moneda. Nada más superar esta serranía, a poco más de 4 km. del inicio de esta carretera, llegaremos a un cruce que tomaremos a la derecha dirección Almendralejo, aunque nos detendremos a 500 m., encontrándonos a la derecha, junto a la carretera, la Laguna de Melchor Gómez, antes de un enorme parque solar. Este pequeño humedal cubierto de vegetación acuática (Scirpus, Eleocharis, Juncus), únicamente muestra lámina de agua tras inviernos muy lluviosos. Tras la parada, continuamos por la carretera anterior alcanzando tras algo más de 4 km. el enorme muro de presa del Embalse de Alange; atravesando el mismo, nos detendremos en el aparcamiento habilitado a la derecha, justo debajo de los riscos del Cerro del Castillo de Alange (a este punto se puede acceder también directa y fácilmente desde Mérida, por la carretera EX-089 Mérida-Alange).

Aquí, óptimo punto de observación ornitológica, se recomienda la realización (a pie) del sendero que recorre la solana del Castillo hasta Alange (2 km.). En este recorrido, con magníficas vistas a la masa de agua del embalse, podemos detenernos en un Yacimiento arqueológico del periodo Calcolítico sito en la misma calzada. Es idóneo asimismo un paseo “pajarero” sobre la carretera de coronación de la propia Presa. Una vez satisfechos, seguiremos camino por la misma EX-105 hacia La Zarza (6 km.) tras bordear el Castillo por su umbría, y dejando después a la derecha las estribaciones de la Sierra de Peñas Blancas, cuyo extremo contrario será nuestro destino. Justo antes de La Zarza y tras cruzar el Arroyo de la Calera, tomar a la derecha la carretera de circunvalación del pueblo (ZA-30), seguir 1,9 km. y en el punto más alto de la misma (29S-742435-430013), a la altura de un desvío asfaltado para el pueblo, tomar de nuevo a la derecha el denominado Camino Juan Bueno (“Janbueno”). Éste, nos llevará a las Minas de Tierrablanca de La Zapatera (caolín o pizarra sericítica utilizada para blanquear las paredes), recorrido en el cual disfrutaremos de magníficas vistas de la Sierra de Peñas Blancas, cubierta de olivares en tabla (o ladera) y almendros, pedrizas y coronada por riscos cuarcíticos. Una vez en Las Minas, enorme socavón minero a cielo abierto, nos salen un par de pequeños caminos a la derecha (29S-743796-429979), pero nosotros continuaremos sin desviarnos por el principal (izquierda), pasando entre los terraplenes de la explotación. Una vez superados éstos y la propia mina a la vez que descendemos frente a la Cueva de la Zapatera en la Sierra de Juan Bueno, seguir el mismo camino (ahora más estrecho) unos 400 m. y sin desviarnos, hasta alcanzar una pista de tierra en buen estado (29S-74422-430019). En dicha pista virar a la derecha continuando hasta Oliva de Mérida (6 km.), llevando siempre a la izquierda la sierra citada, muy degradada por repoblaciones forestales de Eucalipto. Llegamos a una carretera, a la salida del pueblo, con la antigua Ermita del Espíritu Santo, en ruinas, frente a nosotros, sede de una bonita colonia de Cernícalo primilla. Tomamos ahora a la derecha dirección Palomas (EX-335), paralelos a la Cañada Real Leonesa Occidental; a 2,0 km. tomar el desvío por el trazado de la antigua carretera cruzando el Arroyo Higuereja y deteniéndonos bajo los riscos de Sierra Utrera (“butrera”) en el área de descanso. Como cuenta el topónimo, la sierra alberga una gran colonia de Buitres, además de otras grandes rapaces (ver después). Tras una merecida parada de observación ornitológica, continuaremos camino a Palomas (10 km.), hacia nuestro destino: la Sierra de Hornachos (25 km.). Opcionalmente, podemos realizar una breve incursión por la solana, cubierta de magníficos acebuchares termófilos entre roquedos; para ello, tras superar el Puerto de Palomas y dejar atrás la Ermita de San Isidro, a poca distancia (200 m.) sale a nuestra derecha un camino desde el cual obtener espectaculares y netamente distintas perspectivas de la Sierra de Peñas Blancas. De vuelta a la carretera, llegaremos a Palomas y tomamos dirección Puebla de la Reina (EX-210) y posteriormente en ésta, a Hornachos (EX-344). El Espacio Natural “Sierra Grande de Hornachos” (ZEPA, LIC y ZIR), destino ornitológico de primera magnitud, alberga una excepcional riqueza avifaunística. Se proponen dos itinerarios a pie, que tienen como objetivo las dos serranías que conforman esta maravillosa Sierra: Sierra de Pinos y Sierra Grande. Situándonos en Hornachos, en la parte baja del pueblo junto a un pilar en el cruce de varias carreteras, tomaremos la EX-344 dirección Puebla de la Reina; tras recorrer 2,8 km. tomaremos la pista que sale a la derecha (29S-75382-427412), la cual se halla 100 m. más adelante de la entrada (a nuestra izquierda) de la Ermita de San Isidro, y en su acceso encontramos un panel informativo. Después de 2,2 km. en dicha pista y al llegar a un cruce de caminos (29S-755364-4275325), tomaremos el que sale a la derecha. Este camino (se recomienda realizarlo a pie) nos llevará, ofreciéndonos magníficas panorámicas, por la Umbría de Sierra Grande, cubierta por un denso bosque y matorral mediterráneo salpicado de pedrizas y culminada por enormes riscos de cuarcita. Podremos seguir sin abandonarlo, tomando como referencia la alambrada que nos acompañará a nuestra derecha (nos salen algunos caminos a la izquierda), durante 4-5 km. hasta alcanzar bonitos alcornocales. De vuelta, por carretera en dirección a Puebla de la Reina, y tras cruzar la sierra en bonita panorámica del Valle Bejarano y después de algo más de 4 km. abandonaremos la misma tomando a la izquierda el desvío señalizado para la casa rural Sierra del Mampar (29S-752791-4277720). Dejando el coche en el borde mismo del camino, continuar a pie hasta rodear la impresionante Sierra de Pinos, jalonada por numerosos riscos y cubierta por un impenetrable bosque mediterráneo. Una vez de vuelta al coche habría terminado nuestro recorrido ornitológico; ciertamente y si se procede de Puebla de la Reina, el sentido de estos dos itinerarios puede ser el inverso.

 

Valores ornitológicos

Las serranías que ocupan el centro de la provincia de Badajoz (Sierras de San Serván, Grajera, Peñas Blancas, del Conde-Vistalegre, Manchita y Hornachos), auténticos “ecosistemas-islas” en un entorno agrícola muy degradado, muestran como principal valor ornitológico la comunidad de grandes rapaces. A lo largo del itinerario y en cada uno de los puntos de parada-observación y/o senderos pedestres propuestos (Cerro del Castillo-Presa de Alange, Minas de Tierra Blanca, Sierra Utrera, Sierra Grande y de Pinos), se puede disfrutar de este conjunto de especies. Destacan sin duda alguna por su trascendencia en conservación, la población de águila perdicera (10 pp.), águila real (9 pp.), alimoche (8 pp.) o buitre leonado (+100 pp.); otras especies valiosas (águila culebrera, búho real, cernícalos vulgar y primilla, gavilán, etc.) así como aquellas más generalistas (milano negro, águila calzada o ratonero), no faltarán en el listado de especies observadas a lo largo del recorrido. Han de destacarse igualmente otros taxones de interés, en especial en latitudes mediterráneas como éstas, caso de la collalba negra, collalba rubia, roquero solitario, escribano montesino, currucas mirlona, rabilarga y carrasqueña, entre otras muchas ligadas a roquedos, bosque mediterráneo o dehesas. Durante la invernada, aparecen especies como el acentor alpino o una pequeña población de grulla común, que se alimenta en las dehesas y utiliza los Embalses como dormidero. Sobre el muro de presa de Alange se asienta la mayor colonia reproductora de vencejo real de Extremadura (+300 aves; también presente en algunos riscos serranos de la zona), amén de un gran número de aviones comunes, grajillas, etc. En los humedales del área, en especial el Embalse de Alange (de difícil acceso por su gran tamaño), un gran contingente de aves acuáticas, hace uso del entorno durante todo el ciclo anual, fundamentalmente durante la invernada (Podicipédidos, Rállidos, Ánátidas, Ardeidos, Láridos, Stérnidos, Cormoranes, etc.), pero también en época reproductora (Anátidas y Larolimícolas coloniales, especialmente). En la Laguna de Melchor Gómez se reproducen regularmente la cigüeñuela, zampullín chico o focha común, mientras de manera ocasional lo hacen el fumarel cariblanco, canastera y avefría. En paso migratorio, la comunidad se enriquece con otras especies (Limícolas fundamentalmente), pudiendo citarse también la espátula. En definitiva, una gran riqueza ornítica como corresponde a un área diversa y heterogénea.

 

Fenología de la ruta

El periodo primaveral es el momento idóneo para llevar a cabo este recorrido ornitológico, tanto por la riqueza de especies faunísticas como botánicas (ver después). No obstante, el periodo central del invierno (Diciembre-Enero) también nos ofrecerá gratas recompensas.

 

Otros valores ambientales y culturales

Valores ambientales. En el área de influencia de la zona se encuentran otra serie de Espacios Naturales de Red Natura 2000 (LICs Guadiana alto, Río Matachel, Río Palomillas; ZEPAs Colonia de primillas de la Iglesia de Guareña o el Parque Natural de Cornalvo; se puede obtener más información en http://www.extremambiente.es). Adicionalmente, el área cuenta con interesantes valores botánicos, como las mejores y casi únicas poblaciones ibéricas del Geranio de roca (Erodium mouretii), o las excelentes poblaciones de Orquídeas y Narcisos (Narcissus spp.). El Embalse de los Molinos (Hornachos) es otro área que puede ser visitada (dormidero de Grullas, concentraciones postnupciales de Cigüeña negra, Anátidas, etc.).

Valores histórico-culturales. Las sierras mencionadas constituyen sin excepción una de las mejores concentraciones de Arte rupestre Esquemático del Suroeste ibérico; en La Zarza existe una ruta señalizada para la visita de las famosas “Pinturas rupestres de la Calderita”. Valores históricos sobresalientes tienen los Cascos históricos o conjuntos monumentales de Mérida (Patrimonio de la Humanidad), Alange (Termas romanas- Balneario, Castillo, Iglesia parroquial, Ermitas) y Hornachos (“enclave morisco”: alcazaba árabe, pilares y fuentes, huertas y acequias, casas solariegas, ermitas). Las iglesias mudéjares de Palomas, Puebla de la Reina y Hornachos merecen ser visitadas.