1. Birding
  2. Extremadura y las Aves
  3. Azud rio Guadiana

Azud rio Guadiana

Viajeros 

Rio Guadiana y río Caya

Localización y accesos

El río Guadiana a su paso por la ciudad de Badajoz se encuentra embalsado por un azud, una pequeña presa de regulación que mantiene su cauce con un nivel prácticamente constante. Aguas abajo del azud el río Guadiana recupera su naturalidad y después de un tramo 6,5 km desemboca en su margen derecha el río Caya. Los accesos a ambas orillas del río son desde Badajoz.

 

Descripción de la ruta

Para realizar un recorrido ornitológico por el río Guadiana podemos optar por cualquiera de las dos orillas, ya que ambas cuentan con buenos accesos y tendremos muchas posibilidades de observar aves.

Ruta por la margen izquierda

Tramo 1. El recorrido tiene su inicio en el Puente de la Autonomía, que es el primero de los cuatro puentes sobre el Guadiana a medida que avanzamos aguas abajo. Se accede sin problemas desde cualquier punto de la ciudad por ser una de las principales vía de salida hacia Cáceres por la carretera EX-100 a través de la Ronda de la Circunvalación. La entrada al puente se localiza en la confluencia de las calles Suárez Figueroa, Morales, San Atón y Joaquín Costa, donde encontraremos una rotonda presidida por la inconfundible escultura de “Los Tres Poetas”. Desde el puente disfrutaremos de unas excelentes vistas de un tramo del río donde se estrecha su cauce y coincide con la desembocadura del Río Rivillas por la margen izquierda y el Río Gévora por la derecha, un poco más arriba. También son excelentes las panorámicas de la Alcazaba árabe y del Casco Antiguo de Badajoz. Desde la cabecera del puente podemos recorrer cómodamente la orilla accediendo a un tramo de más 800 m que se encuentra perfectamente acondicionado para su uso peatonal y recreativo (bancos, terrazas, miradores, zonas ajardinadas), ofreciendo magníficas vistas al río y aislándonos por completo del ajetreo de la ciudad. Avanzaremos por este paseo hasta llegar al Puente Viejo Puente de Palmas, situado frente a Puerta Palmas, una puerta monumental que formaba parte de la muralla que antiguamente rodeaba la ciudad y uno de los símbolos de identidad de Badajoz. El Puente Viejo es peatonal, por lo que es perfecto para la observación de las aves desde una perspectiva privilegiada y es posible ver numerosas especies en el agua y en la densa vegetación de las orillas, así como aves en vuelo recorriendo el río. Después proseguiremos el recorrido paralelo a la orilla hasta llegar al Puente de la Universidad (el tercer puente), donde finaliza el tramo peatonal y comienza un estrecho sendero que se adentra en los sotos fluviales a lo largo de 1 km. El sendero finaliza en el Puente Real (el cuarto puente), fácilmente reconocible por sus pilares centrales de más de 80 m de altura y las tirantas radiales de sujeción. En este punto termina en primer tramo por la orilla izquierda, con una longitud de 1,9 km y que debe realizarse íntegramente a pie.

Tramo 2. En el cruce de la calle del Paseo Fluvial y la Avenida del Guadiana, parte un camino de tierra que pasa por debajo del Puente Real y que después de 250 m se une a una pista asfaltada que discurre paralela al río. La pista tiene una longitud de 1.800 m y finaliza en una rotonda situada después del edificio del Club de Piragüismo de Badajoz. Este recorrido puede realizarse en coche, haciendo paradas para avistar aves con el telescopio o realizar itinerarios cortos. También es posible hacer el mismo trayecto a pie siguiendo un sendero existente entre la pista asfaltada y la orilla del río, que nos permite estar más cerca del agua y de la vegetación de ribera. Desde la rotonda parte un camino de tierra de unos 270 m de longitud que nos conduce hasta el muro del azud, donde encontraremos un excelente mirador para contemplar las aves. La ruta puede finalizar aquí o podemos proseguir a pie por un camino de tierra aguas abajo.

Ruta por la margen derecha

En la Avenida de Elvas, circulando en dirección a Portugal, en el trayecto entre el Puente de la Universidad y el Puente Real encontraremos una rotonda en la que tomaremos la tercera salida (dirección “Cañada Sancha Brava”) hasta llegar a un cruce donde giraremos a la derecha. Siguiendo esta carretera pasaremos primero por un pequeño túnel y 1.250 m después encontraremos un camino de tierra a la izquierda que nos conduce a una pista asfaltada que recorre la orilla del río para terminar en el muro del azud. Desde aquí podemos optar por dos alternativas. La primera es continuar aguas abajo por un camino de tierra en buen estado que va paralelo a la orilla a lo largo de unos 7 km, hasta llegar a la desembocadura del Río Caya. La otra posibilidad sería tomar la pista de tierra se sale del azud y que conduce hasta la carretera asfaltada (dejando a la izquierda una fábrica de jamones). Desde este punto seguiremos la carretera hasta cruzar un pequeño vado, momento en el que la carretera se convierte en una pista de tierra. Sin desviarnos en ningún momento de la pista, y tras recorrer 1.250 m, llegaremos a una bifurcación donde tomaremos el camino que se dirige a la izquierda, que nos conduce de nuevo hasta las orillas del Río Guadiana y un poco después a la desembocadura del Río Caya. La otra posibilidad sería tomar la pista de tierra se sale del azud y que conduce hasta la carretera asfaltada (dejando a la izquierda una fábrica de jamones). Desde este punto seguiremos la carretera hasta cruzar un pequeño vado, momento en el que la carretera se convierte en una pista de tierra. Sin desviarnos en ningún momento de la pista, y tras recorrer 1.250 m, llegaremos a una bifurcación donde tomaremos el camino que se dirige a la izquierda, que nos conduce de nuevo hasta las orillas del Río Guadiana y un poco después a la desembocadura del Río Caya.

 

Valores ornitológicos

El Azud del Río Guadiana está declarado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) debido a su importancia para numerosas especies de aves. Uno de sus principales atractivos son las colonias de reproducción de garzas, en las que se congregan más de 2.000 parejas degarcillas bueyeras y garcetas comunes, acompañadas de otras especies como el martinete, cigüeña blanca y garza real. La colonia principal se encuentra justo aguas abajo del azud, sobre los árboles de varias islas situadas en medio del cauce. Otras colonias de menor tamaño se encuentran dispersas en varias zonas del río entre el azud y el Puente Viejo, también en islas arboladas. Desde marzo hasta mediados de julio estos lugares son espectaculares debido a la multitud de aves que cubren los árboles y por su incesante actividad, mucho mayor a partir de que nacen su pollos. La población nidificante demartinete se considera una de las más importantes a nivel regional. El resto del año estos lugares también acogen dormideros comunales de garcillas bueyeras y garcetas comunes que concentran a miles de aves y que comparten con grandes bandos de grajillas y estorninos negros y pintos.

En este tramo del Río Guadiana también es posible observar otras tres especies de garzas de gran interés, como es el caso de la garza imperial (nidificante en los densos carrizales de las orillas), la garcilla cangrejera (más frecuente en paso e incluso en invierno) y la garceta grande (cada vez más habitual en la zona).

A finales de agosto ya empiezan a llegar los primeros cormoranes grandes al río y su población va aumentando hasta alcanzar su momento máximo en invierno. Pueden verse en muchos tramos del río pescando o soleándose, siendo el Puente Viejo un lugar muy recomendable para observarlos a placer. En una isla situada a unos 1.200 m aguas abajo del Puente Real se localiza el principal dormidero de cormoranes grandes, que concentra a varios cientos de ejemplares. El lugar se reconoce fácilmente por estar todas las ramas de los árboles teñidas de blanco a consecuencia de la concentración de excrementos y es visible desde ambos lados del río.

La vegetación de las orillas es especialmente exuberante entre el azud y la desembocadura del Río Caya, donde el cauce recupera su aspecto más natural, existiendo densos bosquetes de sauces donde nidifican aves comooropéndola, pájaro moscón, ruiseñor común, ruiseñor bastardo, zarcero común, chochín, mito o pinzón vulgar.

Los carrizales, con frecuencia mezclados con sauces, constituyen otro de los hábitats más interesantes para las aves, aunque por su densa cobertura resulta más fácil escuchar sus cantos que observarlas. Durante el período reproductor son frecuentes especies como avetorillo común, rascón, polla de agua, carricero tordal, carricero común, bengalí rojo o pico de coral. En invierno destaca la presencia de pechiazul y mosquitero común. Existen varias citas de calamón en la zona de azud.

En las aguas abiertas situadas entre el Puente de la Autonomía y el muro azud destaca la presencia de diferentes especies de anátidas, como ánade real, pato cuchara, ánade friso o focha común. En verano, coincidiendo con su paso migratorio, el águila pescadora recorre las aguas más profundas intentando capturar peces. Otras especies muy representativas de los tramos de aguas poco profundas e islas que veremos sin dificultad son lavandera blanca, lavandera cascadeña, andarríos chico, andarríos grande, cigüeñuela y agachadiza común (en invierno).

También merece destacar las aves que nidifican en los taludes arenosos del río, como es el caso del avión zapador, el abejaruco o el martín pescador, estando algunas de sus colonias más importantes en las graveras cercanas a la carretera que conduce a Río Caya.

Sin lugar a dudas, los dos miradores situados en ambos extremos del muro del azud y el tramo situado aguas abajo, son las zonas de mayor interés de la ruta. En días de fortuna podemos llegar a ver más de 15 especies diferentes sólo en el muro del azud.

En invierno, a medida que avanza el día, el azud se convierte en un lugar de concentración de gaviotas sombrías, congregando en ocasiones a más de 2.000 individuos, acompañadas también por gaviotas reidoras.

El Puente Viejo acoge a una importante colonia de avión común y también a varias parejas de vencejo real, siendo todo un espectáculo verlos volar a escasa distancia.

 

Fenología de la ruta

En primavera es recomendable visitar las zonas donde se encuentran las colonias de garzas, así como los sotos fluviales, en los que los cantos de numerosas especies hacen muy entretenidas las rutas. En invierno deben visitarse los dormideros de cormoranes y garcillas. Cualquier época es buena para ver aves en el entorno del azud.

 

Otros valores ambientales y culturales

La ciudad de Badajoz ofrece una excelente oferta cultural que puede compaginarse con los recorridos ornitológicos. Recomendamos recorrer la Alcazaba árabe y la Plaza Alta, el lugar más emblemático del casco histórico. También pueden visitarse el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC), el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz o el Museo de la Ciudad “Luis de Morales”.

Recorriendo las calles de Badajoz pueden descubrirse muchos de sus valores patrimoniales, como los baluartes de la muralla defensiva que antiguamente rodeaba la ciudad, sus principales puertas de entrada (Puerta de Mérida, Puerta Palmas y Puerta Pilar), las casas mudéjares, iglesias y conventos, sus numerosas plazas y parques, etc.

Siempre será un acierto planificar la vista a la ciudad coincidiendo con las principales fiestas, como la Feria de San Juan (24 de junio), los desfiles procesionales Semana Santa, la celebración los Carnavales (entre los más populosos y divertidos de España) o la conmemoración de la fundación de Badajoz por los árabes mediante elFestival Al-Mossassa Batalyaws (entre septiembre y octubre).